Malta no es mi casa. Lo que me encontré al vivir en Malta

Publicada en Publicada en Sin categoría

Yo soy como esa canción de Serrat que dice “no me siento extranjero en ningún lugar”; y creo firmemente que a cada lugar que viajas sí eres lo suficientemente receptivo, respetuoso y observador; podrás encontrar ese aire dulce que te recuerda a tu casa.

Pues bien, Malta no es la excepción. En mis primeras publicaciones les contaba un poco los momentos más difíciles que tuve al llegar a vivir en Malta. Pueden leer algo sobre eso Malta amores y odios . El frio del invierno, tener algunos días sin sol; era algo completamente nuevo para mi. Yo tenía una mezcla de sentimientos muy extraña. Por un lado esa sensación de adrenalina y entusiasmo que produce vivir en otro lugar del mundo; y por otra parte el cuestionarse sí efectivamente yo sería capaz con todos esos cambios a los que me estaba enfrentando.

Es así como llegué a un punto en el que tomé la decisión de adaptarme a esa nueva realidad de vivir en Malta; y tratar de entender, disfrutar y aprender de esa experiencia única que es vivir en otro país.

Los primeros cambios

Lo primero que cambié en mis hábitos fueron los horarios de las comidas; y las comidas en si. Por ejemplo para el desayuno yo siempre comía arepa cuando estaba en Colombia; pero en Malta la reemplacé por avena y felizmente descubrí que aquí el yogurt griego es más económico que en Colombia, por lo cual lo incluí inmediatamente en mi menú.

Sin embargo, me costó bastante adaptarme al hecho de que en algunos países de Europa, la comida principal es la cena; por lo que en muchas ocasiones yo terminaba comiendo en la tarde y en la noche dos comidas grandes (y subiendo unos kilos!). Al final terminé por adoptar el sistema de cenar bien y comer en la tarde algo liviano.

Malta no es mi casa

En general cuando viajamos al exterior por una temporada de tiempo larga, lo mejor que podemos hacer es conciliar nuestros hábitos, con lo que nos encontramos en ese nuevo destino. Esto es un proceso que toma tiempo y para el cual debemos poner de nuestra parte, pues sí nos empeñamos en ir contra la corriente todo será mas complicado. Para mi la decisión de vivir en Malta, ha significado simplemente ser más flexible y adaptarme. Así todo es mas facil

Cuando digo que Malta no es mi casa, es porque sencillamente, aquí no tengo a mi mamá preparando esa receta perfecta que me hace sentir mejor cuando estoy enferma. Porque soy consciente que de poder desayunar con arepa, podría hacerlo; pero no es tan fácil como ir al supermercado a comprarlas, sino que me toca ir a una tienda específica a comprar la harina y después prepararlas yo misma. A mi me gusta cocinar, pero hacer arepas definitivamente lo dejé como algo excepcional (además no me quedan tan redonditas!) . Además de ello, porque vivir en Malta; que es finalmente otro lugar del mundo, implica entender el comportamiento, costumbres, personalidad de las personas de ese lugar; lo cual en algunas oportunidades te puede parecer completamente diferente a lo que tu estás acostumbrado.

Algunos consejos para vivir en Malta y sentirte casi como en casa.

Alimentación.

Trata de ser flexible respecto a lo que usualmente consumes. Sí bien en Malta puedes encontrar muchos productos de los que usualmente utilizas en tu país; los precios pueden variar, siendo en algunos casos más costosos. Por ello trata de probar productos locales e inclúyelos en tus compras; asi, podrás mezclar un  poco los sabores a los que ya estás acostumbrado, con un poco de la gastronomía local. Seguro además de ser más económico, te encontrarás muy buenas sorpresas probando nuevas cosas. Vivir en Malta implica probar productos locales

Horarios.

Para quienes son super madrugadores como era yo; prepárense para ir a la cama un poco mas tarde y por ende despertar un poco más tarde en la mañana. Las escuelas inician clases usualmente alrededor de las 8 y 45 de la mañana y los gimnasios abren sus puertas a las 7 am. Además de ello, es muy común hacer planes en las noches con los amigos; incluso en semana. De manera que sí te despiertas muy temprano en la mañana, a la hora de salida con tus amigos, solo vas a querer estar en tu cama.

Prepárate para un ambiente multicultural.

Personas de todo el mundo vienen a Malta a estudiar inglés. Encontrarás desde quienes practican su religión con rigurosidad; hasta quienes son digamos “laxos” con su aseo personal (a veces muy laxos!). Pero también encontrarás comentarios acerca de tu país, creencias y otros temas que pueden resultar polémicos, para lo cual el mejor consejo que te puedo dar es que no tomes nada como personal y trata de tener tu mente abierta y dispuesta a entender cada visión del mundo.  Con ello por supuesto, no digo que dejes de ser quien eres o que no puedas expresar tus opiniones o creencias; pero siempre hazlo de manera respetuosa.

Conócete y conoce tus límites a la hora de planear tu viaje.

Algunas situaciones no dependen de tu escuela; sino que dependen de las decisiones que tomas durante la planeación del viaje. Compartir habitación con alguien implica no solo compartir un espacio; sino conciliar culturas, costumbres y en algunos casos defectos de ambas partes. Ese es un riesgo, que definitivamente tienes que tener en cuenta a la hora de elegir tu lugar para vivir en Malta; especialmente sí tu viaje durará varios meses.

Con ello no quiero ser alarmista, pues la mayoría de los estudiantes optan por alojamientos compartidos; sin embargo, en la planeación de un viaje mejor que basarse en mayorías, es basarse en lo que uno mismo sabe que puede tolerar y con lo cual va a sentirse cómodo. Recuerda que esta es una experiencia única en la vida.

En general de eso se trata viajar. Adaptarse, aprender de lo que vemos y vivimos, de reconocer lo que somos y los límites que tenemos en todos los sentidos. Y en el caso particular de Malta, de reconocer que aunque este país no es nuestra casa, puede ser un destino en el que tengamos una experiencia tan maravillosa que también sientas que lo vas a extrañar el día que tu experiencia termine y tengas que decir adios.

Me encantaría conocer como han sido sus experiencias de adaptación al vivir en otros paises o como creen que será el día que tomen la decisión de venir a estudiar inglés a Malta. No olviden compartir este post con sus amigos y dejar un “me gusta” sí les ha gustado.

Un saludo desde Malta y hasta pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *