Les confieso que me rendí. Estudiar inglés en el exterior no es facil

Publicada en Publicada en Sin categoría

Sin duda es difícil, parece como sí algo en el cerebro se empeñara en no retener lo que se aprende; algo que hace casi imposible entender cuando alguien habla en inglés y no queda mas que entrar en pánico, pretender que entendiste o decir ” sorry, could you repeat please?”

En esta entrada quiero contarles de una forma muy realista algo que pasa con nuestra motivación durante el proceso de aprender inglés en el exterior. Primero para que entiendan que tenemos momentos en que nos rendimos, y es normal; pero también momentos en que nos levantamos y decidimos persistir en el objetivo. Segundo, para que no entren en pánico en su primera semana en Malta; sino que entiendan que aprender una nueva lengua tiene un paso a paso. Y tercero, y tal vez lo más importante, para invitarlos a que persistan, no bajen la guardía y a pesar del correr de los días continúen con sus hábitos de estudio, para cumplir con el objetivo por el cual viajaron.

En busca del sueño

Cuántos días has pasado revisando opciones, buscando información en internet, leyendo sobre un destino u otro; una escuela u otra? Cuántas veces has preferido ahorrar tu dinero para el viaje, en lugar de una salida o algo que normalmente comprarías para ti?

Cada centavo ahorrado, cada minuto invertido en la planeación de tu viaje, representan un esfuerzo que has hecho en la búsqueda de tu sueño; en la búsqueda de poder cumplir con el objetivo de estudiar inglés en Malta (o en cualquier otro destino!). Este esfuerzo que es grande para la mayoría de nosotros, es algo que deberíamos tatuarnos en la mente una vez se llega el día del viaje. Para que no se nos olvide lo que nos ha costado; para que no se nos olvide el motivo por el cual viajamos; para que no olvidemos nuestro sueño a la hora en que las cosas se tornan un poco más difíciles o a la hora en que el entorno nos distrae. Nuestro sueño es poder lograr un buen nivel de inglés; es a eso a lo que apostamos todo nuestro esfuerzo previo.

Dando vida al sueño!

Los primeros días de nuestra experiencia son muy especiales, como digo al principio estamos casi siempre en apuros por no entender como quisiéramos; por no poder expresar lo que sentimos o pensamos a nuestros nuevos amigos de la mejor manera. Cuántos planes dejamos pasar al principio, o cuántas actividades nos perdemos, por no entender muy bien de que van; o simplemente porque ese día el temor de no podernos comunicar fue más fuerte que nosotros?

Sin embargo, nuestro sueño está latente y somos muy dedicados y comprometidos con lograrlo. Esas primeras semanas están llenas de inspiración. Con timidez o sin ella; con temor, con optimismo y hasta con risas por las cosas graciosas que nos pasan vamos sagradamente a clase día a día y dedicamos tiempo a estudiar por fuera de nuestras clases. Queremos lograrlo!

Promesas incumplidas

Los días pasan, la inspiración disminuye, el sueño se vuelve monótono y las dificultades aparecen. Aparecen a su vez, nuevos amigos, planes diferentes; Algunos paseos, una que otra fiesta entre semana y algún viaje extraordinario que no estaba en nuestros planes.  Damos un descanso a muestro sueño y esa dedicación de los primeros días empieza a decaer. Una que otra vez decides no ir a la escuela, ya no estudias tanto después de tus clases y en el fondo empiezas a sentir que sí tu sueño no va tan rápido con todo y tu dedicación, tal vez sea porque aprender un nuevo idioma no es para ti; o que lo que tu necesitas es estar en el rincón más lejano y escondido de Inglaterra, donde no haya ni un solo hispanohablante y donde no haya nada diferente para hacer, que estudiar inglés. (con lo que no cuentas es que allí tu WhatsApp, facebook, tu familia, tus amigos; y hasta tus excusas también van a llegar. Empiezas a incumplir tu promesa…

Este es un momento difícil en términos de tu objetivo. Las excusas contigo mismo y con los demás aparecen. Esta es una experiencia maravillosa de vivir, pero recuerda que no es un paseo, recuerda que las metas requieren un esfuerzo de tu parte y que en el camino encontrarás muchas tentaciones, dificultades, excusas para rendirte; pero sí mantienes firme tu propósito, te sobrepondrás a todas ellas.

Reencaminarse

Sí estás en el proceso de planeación de tu viaje y haz llegado hasta este punto, no olvides una vez estés aquí que leíste esto. Sí estás en Malta y sientes, que te estás desviando de tu objetivo esto tal vez te ayude un poco a reencausarlo. Aquí algunos tips para que vuelvas al camino de tu objetivo.

  1. Los hábitos cobran mucho valor cuando la inspiración disminuye en el camino de alcanzar tus objetivos. A pesar de no estar en casa, trata de generar hábitos o rutinas diarias. Puedes marcar en un calendario los días en que cumples con ellas, los días en que te permites descansar después de varios días de estudiar con disciplina y los días en que fallas. Tener rutinas te hace más eficiente con tu tiempo y aunque no lo creas, te da más libertad para disfrutar de tu tiempo libre sin sentirte culpable por hacerlo.
  2. Encuentra motivos para inspirarte. La inspiración es algo que llega y se va, pero entre más días te mantengas inspirado, más  agradable y facil de llevar será tu día a día. En mi instagram @desdemaltaoficial puedes encontrar muchas imágenes y pensamientos positivos que comparto con ustedes, para mantener el optimismo y las ganas de ir por los sueños. Dale una mirada, tal vez encuentres buenos pensamientos que te inspiren!
  3. No tengas miedo de exigir a tus amigos en Malta que te hablen en inglés. Viniste con un propósito, invertiste tiempo, dinero, esfuerzo en la planeación de este viaje; todas esas son cosas a las que debes darle el lugar debido y priorizar tu objetivo por encima de la comodidad que supone hablar en tu idioma. Recuerda, esto no es un paseo; es una experiencia en la que viniste a aprender, a crecer a estar un poco más cerca de tus sueños.
  4. El propósito de no tener excusas. Esta es una recomendación que te doy porque a mi me ha funcionado mucho en diferentes facetas de mi vida. No son excusas solo con otros; son excusas que tranquilizan la mente ante la falta de persistencia y que a la larga no son más que obstáculos para cumplir con lo que te propones. Sí empiezas. a retarte a cumplir con tus rutinas, por encima de las excusas, con el tiempo te sorprenderás los avances increíbles que vas a tener en tu proceso.
  5. No olvides tus sueños. Como lo dije al principio, tatúa en tu mente cada esfuerzo o inversión de tiempo, dinero, de distanciarte de quienes quieres par cumplir con los objetivos de este viaje; y en esos momentos en que las tentaciones o las ganas de rendirte aparecen, aférrate a ellos y no permitas que algo de menor importancia los supere.
  6. Disfruta el desafio. Un sueño u objetivo por alcanzar, si bien requiere esfuerzo no tiene porque ser tortuoso; busca realizar actividades en las que aprendas y te diviertas. Vive la lengua, aprovecha la inmersión para no tener excusas de hablar en tu lengua. Se trata finalmente de encontrarle el sentido a esto que haces; y el sentido de aprender inglés es poder comunicarte, pensar y hacer tu vida diaria en la lengua.

 

Espero que esta entrada los prepare un poco más para el viaje, reencamine a quienes ya están aquí y creen que necesitan un poco de impulso para continuar su experiencia; y les recuerde que los sueños tienen un precio que se llama esfuerzo y que es lo que realmente llena de sentido el alcanzarlos.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *